El mundo de Sula’, es el lugar donde van todos los espíritus buenos. Lugar del destino. De aquí Sibó (Dios) trajo las semillas de los indígenas (ditso). Es el lugar donde las almas regresan a su origen después de su vida sobre la tierra; allí se halla su esencia. Aquí todos los clanes tienen su pozo sagrado.

Corresponde a la última capa del mundo, más allá de la cual no hay nada. Está situada bajo la nocturna del sol y es uno de los cuatro lugares claves de la cosmovisión talamanqueña. Lugar primigenio de la creación por excelencia, por eso contiene las esencias y los orígenes de todo cuanto existe en la tierra. La casa del mundo de arriba construida por Sibó (Dios) habría seguido, en alguna medida, el modelo de ésta, en la que residían Sula y los seres anteriores a la semilla humana.

Diccionario de Mitología Bribrí
Jara & García, 2018