Entrevista a Doña María Eugenia Bozzoli (Costa Rica)

Crecí en un país con condiciones favorables para el bienestar humano (el medio físico natural, las políticas de salud, las educativas, el gobierno estable, etc.).

Doña María Eugenia Bozzoli
Primer mujer antropóloga de Costa Rica, socióloga y activista de derechos humanos.

La siguiente entrevista es en formato de texto y no ha sido modificada de su versión original.

The following interview is in text format and has not been modified from its original version.


¿Qué significa para usted el bienestar?

(Doña María Eugenia) Carecer de preocupaciones; para mí tiene que ver con ‘tranquilidad’, el poder llevar a cabo las actividades  diarias y planear las futuras de acuerdo con los medios que se poseen, no solo los materiales, sino además los intelectuales y los emocionales; implica  pensar que las tareas y los planes no se van a interrumpir debido a dificultades sin solución.


¿Podría pensar en algún momento o experiencia en la cual siente y vive el “bienestar”?

(Doña María Eugenia) Sí puedo, por ejemplo: disfruto de un encuentro con amigas, sea por una fiesta, comida, o algo entretenido,  o porque asistimos juntas a una conferencia, una excursión, etc. También disfruto de estar en mi casa, sea preparando una comida, viendo televisión, escribiendo en la computadora, mirando el jardín, etc. Disfruto cuando me dan buenas noticias de la vida de los parientes y amistades  (sanaron de alguna enfermedad, se graduaron de una institución de estudios, viajaron por placer, etc.). 


¿De qué forma crea o permite el bienestar en su vida?

(Doña María Eugenia) Siempre obedecí las normas que me enseñaron mi padre y mi madre, las que me exigieron en el Colegio, en la Universidad, y en los empleos que tuve. He tratado de vivir la vida sin causar molestias a otras personas. (No sentí bienestar cuando algo que hice o dije resintió a otras personas).


¿Qué prácticas asocia con estar y vivir bien?

(Doña María Eugenia) Me ha gustado tener un empleo; eso demanda satisfacer horarios; realizar las actividades que el empleo demanda; me ha gustado conocer lugares; me ha gustado estar con mis parientes cercanos y lejanos en mi casa o llevar a cabo actividades con ellos. Creo necesario esforzarse para los logros personales, pero veo valor en el esfuerzo, si no resulta, me conformo.  Me apenaría no haber realizado tal esfuerzo; el esfuerzo me parece válido aunque no alcanzara el resultado esperado.


Desde su perspectiva y de acuerdo a la historia de su vida, ¿cómo se ha transformado su noción de estar bien hasta el día de hoy?

(Doña María Eugenia) Siento que no mucho, porque me he conformado con lo que he podido lograr en cada etapa.


¿De qué forma su entorno inspira, contribuye o influye a su bienestar?

(Doña María Eugenia) La influencia del entorno es fundamental. Los esfuerzos personales no bastan si no hay soporte de parte del entorno para esos esfuerzos. Hubo gente que me ayudó a lo largo de la vida; la educación que recibí me fue preparando para enfrentar retos; de la familia de mis padres y hermanos, de mi esposo e hijos y otros parientes recibí motivación. Crecí en un país con condiciones favorables para el bienestar humano (el medio físico natural, las políticas de salud, las educativas, el gobierno estable, etc.).


¿Qué piensa acerca de compartir el conocimiento, experiencias e historias femeninas respecto al bienestar?

(Doña María Eugenia) Me parece básico eso de compartir, los seres humanos somos sociales, damos porque también necesitamos que nos den, necesitamos estar en grupos en que predominen los momentos de armonía sobre los momentos de desacuerdos o conflictos; escuchar las historias de otras personas es aleccionador, se beneficia la persona que cuenta y la que aprende de lo que está escuchando.